jueves, 24 de julio de 2008

De paso por Miami

Tres momentos de mi paso de tres días por la otra Cuba, Miami, que es estar como en la isla. Aquí estoy en la casa de mi amigo, el periodista, hijo del Inmortal y columnista de Terreno de pelota, Gilberto Dihigo, quien tuvo la gentileza de regalarme el libro "Mi padre el inmortal", que me devoré mientras volaba hacia Santiago. Hace falta una segunda edición, porque es un material imperdible del más grande de los peloteros cubanos.
También conversamos sobre lo humano y lo divino del mundo pelotero. Gilberto es un periodista de amplia experiencia, conocimiento transversal, pasión por la pelota, los deportes y la historia de ese país que todos amamos (y sufrimos) con el alma. Un saludo para su activo retoño y su amable señora.
¿Reconocen a ese ilustre personaje de la pelota cubana, entrenador de pitcheo de Pinar del Río y del Cuba? Está en Miami desde 2004. Con él compartí muy agradables y sustanciosas charlas peloteras mientras veíamos un partido de barrio en Hialeah.
Si yo no hubiera tenido que abordar el avión de regreso a Santiago el domingo pasado (20 julio) en la tarde, todavía estaríamos conversando. Sabe un mundo de la pelota cubana dentro y fuera del terreno, y para mayor placer, fue el coach de los increíbles brazos de Rogelio, Romero, Guerra, Ajete, etc, etc, todos de los cuales fui fanático.
Les doy hasta mañana para que se acuerden del nombre. Eso de interesante tiene Miami, que a cada paso te encuentras con los protagonistas de la historia de Cuba. Es ROMÁN SUÁREZ.
Esta foto es del partido que vi el domingo en el cubano barrio de Hialeah. No les miento ni exagero si les digo que disfruté tanto ese partido como los de Medias Blancas o Milwaukee. Tiene cierto placer estar a la sombra de ese sol abrasador, mirando al lado del receptor cada lanzamiento, bateo y jugada, tal como lo hice en la isla por tantos años.
También pude ver jugar a mi gran amigo Pipín (al bate en la foto), ex seleccionado jardinero del equipo La Habana, y un chico de mucho talento (SIEMPRE me superó en el terreno... aunque en el taco competíamos de igual a igual, je. Lo dominaba con mis inventos de nudillos, curvas, tenedores y rectas a la derecha y a la zurda que me reventaron el brazo).

2 comentarios:

Victor dijo...

Uziel, apelando a mi memoria beisbolera avileña (no pinareña), me pareciera que el caballero de la foto que te acompaña en Miami es Cortina, ¿cierto o falso?. Saludos, Victor

terreno de pelota dijo...

amigo, es Román Suárez, un abrazo.