domingo, 12 de octubre de 2008

Alegría dominical

Anoche vi las dos primeras entradas y me acosté a las 9 de la noche (no podía mantener los ojos abiertos).
Sufrí las complicaciones con dos outs de Kazmir en la primera entrada, y gocé el palo de Longoria con Peña en la primera para empatar el juego a dos. Le agarró un slider lento a Beckett al medio y la botó por el izquierdo con un swing desbalanceado y muñequeado.

Ahí apagué la tele, hasta ahora en la mañana en que abrí ESPNdeportes con ansiedad y me encontré con la maravillosa noticia de que Tampa ganó 9-8 en el ining 11.
Veo que hubo festival de jonrones, 4 para Medias Rojas y 3 para los Rayos, quienes claramente despertaron de su letargo ofensivo.

Esa victoria es clave para mostrarles que pueden repetir los resultados de la temporada regular, y que le pueden caer a palos a Boston. No los tienen que tratar con respeto ni como campeones mundiales, no señor, tienen que darle de su medicina, irrespetarlos, ser agresivos y pegarles en el mentón. Tienen bates para hacerlo.
Con esa actitud positiva tienen que ir al Fenway Park y hacer el milagro. Porque para ser honestos, Boston en ese campo es casi inexpugnable.
La buena noticia para Tampa es que anoche despertaron los bates de Longoria, Upton, Floyd, Peña y Crawford.
Garza y Lester (uy, ese tipo no pierde ni a las escondidas en su estadio) estarán en la lomita de los sustos.

---

El forista Cuban nos informa que Fernando Pérez, quien anotó anoche la carrera del triunfo, es hijo de cubanos residentes en los Estados Unidos. El muchacho tiene 25, años, es center field, bateó para 250 en 60 turnos al bate, con tres jonrones, en su primera temporada en la MLB.

2 comentarios:

reuel dijo...

que te parece esto, me llega siempre porque estoy registrado...


GRACIAS AFICIONADOS!

Viernes, 10 de Octubre, 2008

Fans de los White Sox:

Antes de hacerse el primer lanzamiento en esta primavera, muchos pronosticaron que los White Sox no estarían ni cerca del primer lugar de la División Central de la Liga Americana. El equipo de este año, bajo la dirección de Ken Williams y Ozzie Guillén, parecía estar en una batalla cuesta arriba desde el Primer Día. Por esas razones, y muchas más, estoy excepcionalmente orgulloso de lo que logró este equipo y esta organización—la tercera participación en postemporada en nueve campañas, y la segunda en cuatro años.

Quiero darles las gracias a ustedes, nuestros grandes fans, por apoyar a este equipo en las buenas y en las malas, y por apoyar a uno de los equipos más admirables en la historia de la franquicia. En los últimos años, hemos hablado bastante sobre el orgullo en esta organización, el Orgullo Sox. De los juegos de vida o muerte en la última semana de la temporada, hasta el gesto de estar vestidos de negro en nuestros tres partidos “Black Out”, y también la valentía de nuestro clubhouse hasta el final—todo eso contribuye al orgullo que compartimos todos los días al ser fans de los White Sox de Chicago.

Al reflexionar sobre la temporada del 2008 a apenas unos días de la derrota decepcionante en la Serie Divisional ante Tampa Bay, varios acontecimientos de esta campaña nos apuntan hacia un 2009 promisorio y emocionante: el surgir de dos de los mejores brazos jóvenes del béisbol en John Danks y Gavin Floyd; el excelente bate de Carlos Quentin y la llegada impresionante a Grandes Ligas del "Misil Cubano", Alexei Ramírez.

Aunque los fans de los White Sox deben de tener la frente en alto después de la temporada del 2008, les pido que reconozcan que nuestra meta sigue siendo la misma de siempre para el 2009—competir por el campeonato y traer a la gran ciudad de Chicago otro trofeo de la Serie Mundial.

Atentamente,

Jerry M. Reinsdorf

terreno de pelota dijo...

muy bueno, las aspiraciones de los WS son claras, contundentes y reales. Con esos cuatro jugadores que mencionó pueden soñar por algo en 2009. Los brazos de Floyd y Danks, y los bates de Quentin y Alexei pueden sostener una exitosa campaña. Deben buscar dos o tres buenos refuerzos y luchar por el liderato de la Central.